CORDERO A LA PARRILLA

CORDERO A LA PARRILLA

Ingredientes del Cordero a la parrilla

Cordero: uno para 8 personas, de 15 Kg. aproximadamente.
Aceite: puede elegir entre aceite de maiz o aceite de oliva.
Hierbas: las que mas le gusten, recomendamos romero.
Sal: a eleccion, es recomendable bastante sal.

Método de preparación del cordero de la parrilla:

Paso 1: Iniciaremos preparando las brasas en abundancia,por lo menos como para 3 horas de cocción continua.
Paso 2: Antes de comenzar la cocción, salar levemente el cordero de ambos lados. Por arriba y por abajo lo salaremos y lo cubrimos con un poco de romero, o las hierbas que hayas elegido.Dejarlo reposar durante una hora para que absorba los condimentos.
Paso 3: Con las brasas, en cantidad, ya listas, seguiremos por dispersaremos algunas debajo de la parrilla para que esta tome calor. Una vez que la parrilla este caliente, tomaremos el cordero entero y lo apoyaremos sobre la parrilla por su lado interno, es decir, el cordero estará con el pecho y el cuero hacia arriba. La parte de sus huesos boca abajo sobre la parrilla.
Paso 4: El mayor secreto se encuentra en esta recomendación. Para distribuir las brasas debajo del cordero, haremos lo siguiente: pondremos más calor (más brasas) sobre el sector de más carne como el muslo, las patas y el pecho. Y sobre sus costillas –que es el sector más fino en cuanto a carne y hueso- arrojaremos muy pocas brasas. Con esto evitaremos quemar y secar la carne con calor excesivo.
Paso 5: A lo largo de las 4 horas iremos reponiendo las brasas a medida que se van consumiendo. Siempre agregaremos brasas pero en poca cantidad, ya sea en el sector fino o ancho de carne. Un buen secreto para chequear el calor, es pasar la palma de la mano centímetros arriba del cordero y constatar cuánto calor hay sobre el animal.
Paso 6: Pasadas dos horas, damos vuelta el cordero y lo ubicamos con su parte interna hacia arriba. Y repetiremos el mismo sistema con las brasas. Lo más importante de la cocción del cordero es evitar el excesivo fuego o calor, pues el cordero más sabroso será el que sea tierno y jugoso.